Terapia Niños y Adolescentes

Al igual que los adultos, los niños y adolescentes pueden desarrollar problemas de salud mental.

A veces, son ellos mismos los que expresan su malestar, pero en muchas otras ocasiones, son los adultos de referencia los que sienten que algo no va bien. En ambos casos, es importante contactar con un profesional para poner en marcha estrategias que reduzcan este sufrimiento en la familia.

Trabajo desde un enfoque sistémico en el que el niño o adolescente, los padres o tutores y, en su caso, el ámbito escolar, son elementos que afectan unos a otros y claves para el cambio.

Trastorno por déficit de atención, con o sin hiperactividad (TDAH)

Control de los impulsos y de la conducta

Trastornos de ansiedad

Baja autoestima

Dificultades en el estudio

Acoso escolar

Adicciones

Depresión

Descripción

La niñez y la adolescencia son etapas cruciales en el desarrollo humano, donde se forjan las bases de la personalidad, las habilidades sociales y la salud mental. Sin embargo, estos años pueden ser desafiantes, tanto para los jóvenes como para sus familias. La terapia para niños y adolescentes ofrece un espacio seguro y efectivo para abordar las preocupaciones emocionales y ayudar a los jóvenes a desarrollar las herramientas necesarias para enfrentar los desafíos de la vida.

Beneficios

La niñez y la adolescencia son etapas cruciales en el desarrollo humano, donde se forjan las bases de la personalidad, las habilidades sociales y la salud mental. Sin embargo, estos años pueden ser desafiantes, tanto para los jóvenes como para sus familias. La terapia para niños y adolescentes ofrece una serie de beneficios que pueden marcar una diferencia significativa en la vida de los jóvenes y sus seres queridos.

Preguntas frecuentes

Espero que estas preguntas frecuentes te ayuden a resolver las preguntas básicas.

La terapia para niños y adolescentes es un proceso terapéutico diseñado específicamente para jóvenes en desarrollo. Se centra en explorar y abordar preocupaciones emocionales, conductuales y cognitivas, ayudando a los jóvenes a comprender y gestionar sus emociones, desarrollar habilidades de afrontamiento y fortalecer sus relaciones interpersonales.

Los jóvenes pueden enfrentar una variedad de desafíos, como ansiedad, depresión, problemas de conducta, dificultades académicas, problemas de relación, entre otros. Si notas cambios significativos en el comportamiento, el estado de ánimo o el rendimiento escolar de tu hijo/a, la terapia puede ser una opción beneficiosa. También puede ser útil cuando los jóvenes experimentan cambios importantes en sus vidas, como divorcios, mudanzas o pérdidas.

Las sesiones de terapia para jóvenes suelen ser interactivas y adaptadas a su nivel de desarrollo. Los terapeutas utilizan técnicas especializadas, como el juego terapéutico, el arte terapéutico y la terapia cognitivo-conductual adaptada a la edad, para ayudar a los jóvenes a expresar sus pensamientos y emociones. El terapeuta trabaja en colaboración con el joven y su familia para establecer objetivos terapéuticos y desarrollar estrategias efectivas.

La terapia es confidencial, pero con algunas excepciones. Los terapeutas están obligados a mantener la privacidad de las sesiones, pero pueden compartir información en casos de riesgo para la seguridad del joven o de otros. Se alienta a los padres a mantener una comunicación abierta con el terapeuta para comprender mejor el progreso de la terapia.

Si estás preocupado/a por el bienestar emocional o el comportamiento de tu hijo/a, es importante buscar ayuda temprana. Cuanto antes se aborden los problemas, más efectiva puede ser la terapia. No esperes a que los problemas se vuelvan más graves antes de buscar apoyo.

Scroll al inicio
Abrir chat
Lola López Psicóloga
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?
Ir al contenido